Blog de FelicidadLaboral.com

Blog de FelicidadLaboral.com

Blog de FelicidadLaboral.com - Blog de FelicidadLaboral.com

¿Se está cuestionando tu posición social?

Estatus¿Hasta que punto nos afectan los estándares sociales?

Normalmente, cuando alguien nos pregunta, ¿de qué trabajas?, o ¿a qué te dedicas?, solemos contestar con “Soy abogado” “ Soy mecánico”, “Soy…” Pareciera como si identificáramos quién realmente somos con aquello que hacemos.

A priori, no debería tener mayor importancia salvo que inconscientemente generamos en nuestra mente un vínculo entre quién soy y a qué me dedico profesionalmente. Construimos una imagen social en base a nuestro trabajo junto a nuestra situación familiar,  nuestro círculo de amigos, etc.

Actualmente muchas personas están viviendo una transformación profesional, en la mayoría de los casos no elegida, y siendo confrontados por el hecho de dedicarse laboralmente a una actividad o profesión muy distinta a la que estaban acostumbrados y en la que se sentían reconocidos y respetados socialmente.

Cuando este nuevo trabajo es retribuido con una cantidad menor o percibido por la sociedad como un trabajo de menor categoría, además de los ajustes puramente económicos, entran en juego otros factores que en muchos casos pueden resultar difíciles de manejar.

Justificar la situación en la propia familia, reducir privilegios o actividades de ocio, tratar de ajustar la economía a la nueva situación requiere mucha imaginación, pero sobre todo, de una fortaleza interior que muchas personas no encuentran por sí solas.

Por todo ello, la presión social y familiar pueden resultar un factor adicional de inestabilidad para la persona que ha perdido su empleo o ha cambiado de trabajo o profesión.

 ¿Qué hacer en estos casos?

Desde la perspectiva del individuo que se encuentra en transición laboral es imprescindible recordar que Ser no es lo mismo que Hacer. Ninguna persona pierde valor ante nadie, ni ante sí mismo, por el hecho de dedicar su tiempo a otra actividad. Al contario, es una oportunidad para reflexionar sobre lo realmente importante. Para revisar aquellas áreas o aspectos de la vida que por un motivo u otro pudieran estar desatendidas a causa de un trabajo bien remunerado y socialmente reconocido. Es un buen momento para definir nuevas líneas personales y profesionales que generen la estructura sólida de una nueva etapa profesional.

Desde la perspectiva de los que rodeamos a quién vive esta experiencia, recordemos que son momentos en donde la baja autoestima, la infravaloración de uno mismo y la inseguridad se instalan con rapidez. Nuestra atención no debería ser la de “rescatar-le” con buenas ideas, consejos, o “lo que deberías hacer es…”. Nuestra posición podría ser una actitud de compasión, una escucha empática y un mero acompañamiento en el proceso de ajuste interior y exterior que la persona necesita realizar para encontrar nuevas oportunidades.

No pretendo en un escueto artículo mostrar ninguna solución milagrosa a un desafío que muchas personas experimentan actualmente. Mas bien, despertar la conciencia de todos puntualizando que somos mucho más de lo que creemos. Que nuestro valor y capacidad es mucho mayor de lo que acostumbramos a pensar y que, si pasamos por una situación similar a la descrita, lo verdaderamente importante somos nosotros. Desde nuestra escucha interior y fortaleciendo nuestro Ser, encontraremos un nuevo hacer que nos brinde una expansión personal y profesional. Los estándares sociales son sólo una referencia para medir nuestra progresión pero no son la verdad de lo que realmente somos.

Share
Categoría: Artículos
  • elena Iborra comentó:

    Muy buena reflexión y muy necesaria para estos tiempos y para muchos de nosotros.

    Cómo encontrar nuestra dignidad?
    Muchas gracias Manuel por tu inspiración

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*