Blog de FelicidadLaboral.com

Blog de FelicidadLaboral.com

Blog de FelicidadLaboral.com - Blog de FelicidadLaboral.com

Recíclate, reinvéntate y re-aparece, te estamos esperando

 

reciclate

¿Cómo no hablar directamente a tantas y tantas personas que se encuentran en la actualidad en proceso de ajuste profesional?

 ¿Cómo no enviar un mensaje de esperanza y motivación si todos necesitamos implicarnos si queremos calibrar nuestra sociedad?

La época en la que el “estado del bienestar” cuidaba de nosotros se acabó. Tuvo su función y fueron momentos de estabilidad y tranquilidad, pero ya no es así. Y no, no es el momento de quejarse o esperar a que las cosas vayan mejor. Es el momento de remangarse y arrimar el hombro. La sociedad como tal, somos todos. No es una cuestión de ricos o pobres. Ni de asociaciones empresariales o de sindicatos de trabajadores. No es una cuestión de jefes o empleados. Es una cuestión de dónde estamos nosotros.

La mayoría de los trabajadores estamos inmersos en un reciclaje profesional. Da igual si hemos perdido el empleo y buscamos nuevas salidas profesionales o si todavía estamos en activo e imaginamos la forma de mantener nuestro estatus en medio de tantos recortes, cambios y ajustes.

¡No hay elección! Primero debemos, y digo debemos, revisar nuestras creencias en torno al trabajo. Todos sabemos que nuestros pensamientos afectan nuestra actitud y, por consiguiente, nuestros resultados.

Segundo, reflexión. ¿Qué es lo yo puedo aportar como valor añadido a lo que ya he demostrado que valgo? ¿De qué formas puedo poner mis servicios a disposición de la sociedad, sea en mi trabajo o actividad actual o en uno futuro? ¿Qué puedo hacer de diferente, como emprendedor o empresario para aportar mi granito de arena en el bienestar colectivo?

Tercero, ponte en acción. Saca lo mejor de ti. Estoy seguro que todavía tienes mucho más para ofrecer. Revisa tus talentos, tus cualidades. Imagina y analiza todas las posibilidades. Haz algo diferente que no hayas hecho hasta ahora. Y por último, busca compañeros de viaje.

Quiero insistir en esto último, el paradigma del yo y mis circunstancias no aportará las soluciones. Ahora toca pensar en nosotros. Mi bienestar personal sólo llegará si la comunidad en la que existo prospera. No es una cuestión de fuerza, como en otras épocas de la historia. Tampoco una cuestión de recursos económicos como la ha sido hasta hace poco. Es una cuestión de bienestar común. Tu beneficio es mi beneficio. Tu prosperidad será mi prosperidad.

Tal vez algunos de vosotros penséis es que este discurso es utópico. Que sólo son palabras en el aire. Mira a tu alrededor. ¿Qué están haciendo las grandes empresas? Una determinad marca de detergentes, regala otra marca de productos conocida cuando compras los suyos. La gasolinera de la esquina regala vales de descuento en el supermercado si repostas gasolina para tu vehículo con ellos. El banco te ofrece ventajas extraordinarias en empresas reconocidas si utilizas sus servicios. ¿Cómo se llama a esto? Alianzas estratégicas o, si lo prefieres, sinergia.

Hasta los grandes consorcios empresariales, a los que podríamos culpar de muchos de nuestros males, se han dado cuenta de ello. Ya no podemos caminar solos. La clave está ahora en decidir con quiénes queremos realizar el camino.

Por si acaso, quiero pedirte disculpas si este texto te hubiese causado algún sentimiento incómodo, pero ahora que termino de escribirlo me doy cuenta de que me estoy hablando a mí mismo.

 

Share
Categoría: Artículos

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*